ErgoBar, bienvenido al futuro de la sujeción